Facebook
Twitter
última hora
Noticia
27.03.2017
Una Volta con nombre propio
La 97ª edición de la Volta a Catalunya será recordada con un nombre propio, el del murciano Alejandro Valverde. El corredor del Movistar Team, que ya se había llevado el premio gordo de la carrera catalana en 2009, repitió triunfo ocho años después. Y lo ha hecho, además, consiguiendo la victoria en tres etapas, tal y como hizo en la edición de 2015, donde sólo una caída camino de Girona evitó que pudiera superar al australiano Richie Porte. Con todo, esta Volta ha tenido muchas alternativas en una semana en que cada día ha dejado a nadie indiferente.

Todo comenzó con la ya habitual jornada de media montaña con salida y llegada en Calella, donde las escapadas no pudieron evitar una ajustada llegada al esprint. En ella, el italiano Davide Cimolai (FDJ), vencedor el año pasado en Vilanova i La Geltrú, superó en la photo-finish al francés Nacer Bouhanni (Cofidis), convirtiéndose así en el primer líder de la carrera.

Una de las novedades de esta edición fue la contrarreloj por equipos en el Pla de l'Estany en la segunda etapa, 41 kilómetros con salida y llegada en Banyoles en la que Movistar marcó el mejor tiempo, pero una sanción de un minuto por empujones entre compañeros de equipos terminó dando la victoria al equipo BMC, subcampeones del mundo de la disciplina.

Esto permitió al estadounidense Tejay Van Garderen (BMC) empezar de líder la tercera etapa, la primera de alta montaña con los 188,3 kilómetros entre Mataró y La Molina (1ª categoría), estación de esquí que se subía dos veces tras superar otro gran puerto como la Collada de Toses. Y a pesar de no haber casi diferencias entre los favoritos, Valverde comenzó su remontada consiguiendo la victoria de etapa ante el irlandés Dan Martin (Quick Step).

La carrera tuvo un poco de tregua en la cuarta jornada, prevista entre Llívia y Igualada pero que se acabó recortando 60 kilómetros debido a la nieve que asustó a los corredores en la salida. Finalmente, un sprint en grupo dio la victoria a un Nacer Bouhanni (Cofidis) que el año pasado se había anotado dos tantos, aunque el mejor joven de la carrera, el catalán Marc Soler (Movistar), no pudo evitar dar un susto atacando en el descenso del Turó del Puig (3ª categoría), un movimiento que tuvo la respuesta del mismo Valverde, Chris Froome (Team Sky) y el prometedor David Gaudu (FDJ).

El cambio de líder llegó en la etapa que ya se esperaba decisiva, el retorno a la subida de Lo Port, en la quinta etapa. Las rampas del puerto tarraconense demostraron la superioridad de Valverde, que se llevó la victoria en solitario después de que su equipo hundiera al líder Van Garderen. El murciano superó por 13 segundos al mismo Froome y Alberto Contador (Trek-Segafredo), los tres grandes favoritos de la carrera que se colocaban en posiciones de podio.

Con todo, este podio volvió a cambiar en la penúltima etapa, 189 kilómetros entre Tortosa y Reus que empezaron con sorpresa: el pelotón se rompía en tres trozos en el técnico descenso del Alto de Bot (3ª categoría), dejando rezagados a Chris Froome y todos sus compañeros de equipo. Después de media etapa de pulso entre los dos grupos principales, el triple vencedor del Tour de Francia se dio por vencido y entró a la meta con más de 26 minutos perdidos, cediendo el tercer lugar del podio al joven Marc Soler, en un día en que el más rápido en la recta de meta fue el sudafricano Daryl Impey (Orica-Scott).

Y el fin de fiesta tuvo como protagonista un circuito final en Montjuïc nuevamente lleno de público, en el que varios corredores importantes probaron de luchar por la victoria de etapa, entre ellos un Froome herido que pasó destacado el último paso para meta, pero que no pudieron evitar un esprint reducido en el que el vencedor final de la 97ª Volta a Catalunya, Alejandro Valverde, demostró el por qué de su merecido título siendo el más rápido y sumando su tercera victoria de etapa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación.